Argentinos en Norteamérica: Cómo afrontan la pandemia los que apostaron por la MLR

Argentinos en Norteamérica: Cómo afrontan la pandemia los que apostaron por la MLR

Frente al inminente virus que azota la mundo, Matías Freyre, Julián Domínguez y Tomás de la Vega charlaron con Rugby Show y manifestaron cómo es el día a día en Estados Unidos y Canadá. Además, revelaron el motivo por el cual ninguno de los tres quiso regresar al país.


Estados Unidos es la nación más golpeada por el COVID-19. En poco menos de un mes digita más de 400 mil casos y supera las 16 mil muertes. La situación es caótica, los centros de salud no dan abasto y los números ascienden con una brutalidad asombrosa. Las cancelaciones de torneos se dieron a lo largo y ancho de todo el mundo y la Major League Rugby (MLR) no fue la excepción. Ante este panorama, los dirigentes tomaron la decisión de reanudar el torneo en 2021. Decisión que provocó, por ejemplo, la baja de Colorado Raptors a nivel profesional.



Ante la incertidumbre que podía generar este tiempo sin actividad, las franquicias y el certamen que los nuclea se movieron rápidamente para brindarles todas las opciones a sus jugadores y transmitirles tranquilidad. Por un lado, la MLR decidió pagarle el 100% del contrato a cada uno de ellos, algo poco común en épocas en donde abundan los recortes salariales. Hay que recordar que, al igual que en la MLS, es la liga quien le paga a los contratados. Liga que está exenta de la Unión de Rugby de Estados Unidos, que en paralelo atraviesa su peor momento y declaró la quiebra.

Por otra parte, las franquicias les pagaron el pasaje a los jugadores que querían retornar a su país de origen y les mantuvieron el hogar a quienes querían permanecer en Norteamérica. Dentro de este último grupo se destacan Matías Freyre, Tomás de la Vega y Julián Domínguez, tres de los tantos argentinos que decidieron permanecer allí, afrontar este duro momento y fijar los objetivos para el instante en el que la pandemia tenga un punto final. Ninguno de los tres pierde la calma, se sienten a gusto y cómodos en sus ciudades y buscan realizar diferentes actividades con el fin de aprovechar el tiempo libre. Sin lugar a dudas, las videollamadas son una herramienta clave para mantenerse en permanente contacto con los seres queridos de Argentina y desestimar cualquier tipo de preocupación.

Matías Freyre desembarcó en Houston a principios de esta temporada para vestir los colores de los Sabercats. Si bien es la ciudad más poblaba de Texas, el ex Newman confiesa que es un lugar en donde “el coronavirus no ha tenido un gran impacto, como en Nueva York por ejemplo”. Al margen de los números y estadísticas, los cuidados que mantienen son extremos: “Limpiamos dos o tres veces por semana el departamento y cuando salimos al supermercado llevamos barbijo, guantes y respetamos la distancia social. Cuando volvemos, nos cambiamos la ropa y la ponemos a lavar para intentar ser lo más higiénicos. Se ve un grado de consciencia en toda la gente”. Generar una rutina y ser constante son las claves que le permiten sobrepasar esta cuarentena, que tiene algunos puntos más flexibles que la establecida en Argentina. Entre el entrenamiento por la mañana, las series por la noche y los cursos online, hay un pequeño espacio para los mates con amigos y compañeros de equipo: “Por la tarde nos juntamos con Diego Fortuny, Nicolás Solveyra y el uruguayo Diego Magno. Nos permiten reunirnos en grupos de pocas personas”. Con el respaldo del club y todas las precauciones tomadas, no es prioridad la vuelta a su país. Más bien lo considera como un riesgo por “la incertidumbre de quedar varado en algún aeropuerto”.

Luisana es el séptimo estado con más casos en Estados Unidos. Con más de 19 mil y 541 muertes, su principal foco de contagio se ubica en Nueva Orleans, la segunda ciudad con mayor tasa de mortalidad por el virus, superada únicamente por Nueva York. Allí reside Julián Domínguez desde principios del 2020. Si bien la situación no es la mejor, el ex Pucará desestima un regreso temprano a su país: “Antes de la cuarentena en Argentina me ofrecieron volver y decidí que lo mejor era quedarme y seguir enfocado en mi trabajo y en lo que tengo que hacer para seguir creciendo como jugador”, confesó. Sus energías se concentran en planificar su rutina diaria. El entrenamiento ocupa un rol fundamental en su día, y con un gimnasio que abren solamente para él y dos compañeros más, dedica la mayor parte del tiempo para entrenarse al máximo.

Sin embargo, no es ajeno al momento que atraviesa la ciudad en la que eligió como su nuevo hogar. Se mantiene informado y creé que las respuestas del gobierno frente a esta pandemia están a la vista. Basta con que solo se dirija al gimnasio para darse cuenta: “Creo que se están tomando pocas precauciones con respecto al virus. Somos el país con más infectados y no nos pusieron en cuarentena. A pesar de las pocas prevenciones del gobierno, la gente está tomando más recaudos e intenta no salir mucho a las calles, pero cuando voy al gimnasio veo mucho tráfico. Como no hay cuarentena, la gente tiene que trabajar con o sin virus”, profundizó el joven de 23 años.

Si bien Toronto no forma parte de Estados Unidos, tienen una franquicia que integra la MLR –Tronto Arrows-  y de hecho lideraba la Conferencia Este hasta el momento en que suspendió el certamen. Bajo esas filas se encuentra Tomás de la Vega, pieza fundamental en el plantel desde su arribo a principios del 2020.

Con 29 años, parece estar totalmente adaptado e instalado en Canadá. Más allá de no tener un año cargado a nivel deportivo, se muestra entusiasta y con varios proyectos que pueden concretarse una vez que las actividades vuelvan a la normalidad: “La verdad que acá en Toronto estamos muy bien con mi mujer. Ella consiguió un muy buen trabajo y el club estuvo dispuesto a dejarnos la casa y el auto. En cuanto a mí, la idea es arrancar como entrenador de la academia del club una vez que termine la cuarentena, además de una opción que habría de trabajar en la empresa del dueño del club. Ambas cosas serían para cubrir el largo lapso que se generó hasta la próxima temporada”, reveló el ex Cuba, quien destaca en todo momento el buen trato y el ámbito familiar que se respira a cada momento en el club y hasta se anima a establecer cierta similitud con el que se genera alrededor de la ovalada en tierras albicelestes.

La inactividad deportiva, no importa el motivo, genera un vacío para cualquier jugador. Sin embargo y más allá de los lógicos deseos de pisar el verde césped y tener la pelota bajo el brazo, el hombre que visitó la camiseta de Los Pumas es racional en cuanto a la situación que atraviesa el mundo y entiende que es lo mejor no solamente a nivel deportivo/económico, sino también para la salud de los jugadores y sus familias: “Por más que me hubiese encantado seguir jugando el torneo, que venía muy divertido, entiendo que es algo que nos afecta a todos y que la salud es lo más importante. Acepto eso y trato de ser 100% positivo. Luego de un mes en que suspendieron todo tipo de actividades, la liga decidió dar por cancelado el rugby por todo el 2020  sabiendo que si  seguían esperando tenían mucho más por perder con toda esta incertidumbre, de manera que prefirieron guardarse principalmente en lo económico para volver mejor en el 2021”, analizó.

A pesar de que Canadá no es ajeno a esta inminente propagación del virus, se podría decir que parecería estar más controlado que Estados Unidos. Desde la detección del primer contagiado el 25 de enero, la cifra se elevó a más de 23 mil y los muertos superaron los 600. Si bien son números catastróficos, el sistema de salud demuestra tener capacidad para soportar esta crisis. “Por lo que vengo leyendo, entiendo que el gobierno está accionando bien frente al avance de la pandemia. Al tener un buen sistema de Salud pública, por ahora, se viene controlando relativamente bien y sin tener que frenar 100% la economía. Están implementando un plan muy fuerte de ayuda en lo económico y otros ámbitos”.

Con diferentes matices, pero con la idea de no regresar, atraviesan este contexto los tres argentinos que apostaron a su desarrollo profesional en Norteamérica. En dos países con realidades totalmente distintas y con ciertas flexibilizaciones en la cuarentena, al menos en comparación con Argentina. Lo certero es que, frente a este panorama, la MLR decidió apoyar a sus jugadores y aguantar todos los golpes que pueda generar esta catástrofe para poner todas las miras en la próxima temporada.

Por Julián Isella 
@julianisella

Comentar publicación